La Laguna del Inca – Altos de Chicauma

El fin de semana que pasó tocó un domingo muy caluroso después de una semana rarísima con nubes que taparon los brumosos cielos de la cuenca metropolitana. Ese domingo opté por ir nuevamente al sector denominado “Altos de Chicauma”. El motivo era conocer la ruta de bajada que comprende desde la casi mitológica “Laguna del Inca” en el sector de Altos de Chicauma en su parte superior hasta el camino que lleva a Tiltil o Lampa.

La primera vez que conocí el lugar debo reconocer que me perdí pero también reconozco que fui con un grupo de gente y llegamos muy tarde por diversos motivos, además se está siempre supeditado a la velocidad del grupo así que llegamos solo a la bifurcación para la pequeña cascada. Eso no quitó el hecho de entrar al bosque de Robles y además estar feliz por conocer un lugar tan bello y cercano a Santiago.

La señalética es pobre considerando que no es un parque. Mejor explicaré esto con más calma para que se entienda que es Chicauma.

El fundo Chicauma pertenece al señor Víctor Petermann, empresario minero si es que no me equivoco y también de turismo. Este enorme predio está dentro de la cadena de cerros que conforma el sitio prioritario el Roble.

El Sitio “El Roble” está ubicado en el área norponiente de la Cordillera de la Costa, abarca 88.520 ha, comprendiendo la parte poniente de las comunas de Til Til, Lampa, Pudahuel y Maipú y la parte norte de las comunas de Padre Hurtado y Curacaví. Se destacan como hitos la cuesta La Dormida, el cerro Las Vizcachas, los Altos de Chicauma, la cuenca del estero Puangue, los Altos del Puangue, el cordón del Cerro Bustamante y la quebrada de la Plata.

Como verán todo este sector es inmenso y es parte de toda la cordillera costera que el santiaguino ve todos los días desde cualquier punto de la capital, eso sí, Chicauma está al norte de Lampa así que no es fácil apreciarlo. Un ojo rapaz puede vislumbrar de la capital el cerro Roble Alto que está en la cima de la cuenca de Chicauma.

Hecha la introducción del caso prosigo. Como les comentaba ya había estado en este hermoso lugar y además lo había chequeado en Google Earth. Naturalmente me llamó la atención el hecho de observar una laguna en la parte superior. Ya con el bicho picando en la oreja sabía que debía ir.

En semana santa fuí con mi hija y su pololo en una larga travesía para unir parte del cordón comenzando en la cuesta la dormida y bajando por una de las vertientes que llegan al fundo. En esa salida no vi la laguna así que quedé metido.

Nuevamente chequee el camino y saque un track del wikiloc que claramente mostraba la ruta desde el inicio que es en el camino Chicauma (acá todo se llama Chicauma) hasta la laguna. No está demás decir que los registros fotográficos son muy pocos. Ahora es bueno aclarar que el sector si es frecuentado por runners, ciclistas e incluso motoristas. Voy aún más lejos, el hijo del presidente José Antonio Ríos era contrabandista y utilizaba de pista de aterrizaje que está en altos de Lipangue para descargar la “merca”, de hecho este dato me lo corroboraron ya que aún se utiliza para los aviones ultra livianos.

Partí un día totalmente despejado a las 08:00 am rompiendo marcha totalmente alone. Las primeras dos horas fueron de tranco fuerte y de ahí empecé a fotear lo que había. La verdad como es plena primavera me llamó la atención la cantidad de flores que hay en el lugar, era inevitable que me detuviera cada 5 minutos.

Foto 1

El bosque es intensamente verde y de tipo esclerófilo en dónde abundan arboles como el Espino, Litre y Quillay que son los que más se ven y se mezclan con otros 65 tipos en esta zona que es baja aún con disposición sur así que no es muy común ver plantas xerófitas (cactáceas).

Foto 2

Las flores aparecen en todo el camino diversificando la tonalidad del color del suelo mezclado con el pasto. Los pájaros con sus diversos trinares anuncian la invasión de un intruso en el recinto.

Foto 3, 4, 5 y 6

Siempre el camino discurre por un sendero bien marcado y el sol de verdad agobia pese a que hay mucha sombra. Recomiendo igual llevar dos litros de agua aunque hay lugares dónde abastecerse pero se debe saber cuáles son ya que no hay señalética que lo mencione.

La pendiente se pone más empinada , se nota al caminar y también los árboles van cambiando en el cual se observan  el Peumo, grandes Canelos (Drimys winteri) y el Lirio de Campo (Alstroemeria pulchra).

Foto 7

Es un bosque autóctono que se encuentra solo en este lugar del mundo y lamentablemente el hombre ha dejado su huella con tapas de botella, papel higiénico, latas de cerveza o botellas de plástico. Triste es de ver.

Se llega a un pequeño llano, muy chico, es una abertura del bosque y radicalmente cambia a otro que se denomina caducifolio debido a que sus hojas caducan cuando llega el otoño. Nos encontramos con los Robles de Santiago, los más septentrionales de Chile, los que dan color cuando llega la estación nostálgica y las hojas caen y se tornan de un color rojizo dando un fulgor de colores a estos montes. Es grande el bosque, mucho más que el que está en el cerro el Roble. La belleza es singular y es muy similar a estar en un bosque del sur, parecidos a los de la VII región. En las ramas hay dihueñes, un hongo típico del Nothofagus y que es comestible.

Foto 8

El suelo está diseminado de hoyos que no son tan pequeños y que naturalmente nos da muestra que el habitante que manda en el subsuelo lleno de raíces es el Cururo, pequeño roedor con diente tipo castor que solo sale en las mañanas.

Las flores nuevamente aparecen destacándose la Añañuca y otras que de verdad desconozco sus nombres.

Fotos 9 al 12

La verdad es que me detuve mucho estaba muy emocionado. Estar solo y disfrutar de la naturaleza de esa forma fue muy enriquecedor. Se siente que el entorno te invita a que compartas su belleza, te hace sentir parte de ella y naturalmente los insectos también que se acercan a ti picándote sin que te des cuenta, creo que lo permití. La inflamación de mi codo y oreja me lo dijeron.

En el bosque me encontré con un coloso de unos 20 metros de alto y dos de ancho. Es raro encontrar robles tan grandes ya que lamentablemente fueron cortados para obtención de leña. Tengo entendido que se pueden localizar aún en sectores como el cerro el Roble o Cantillana. Me quedé unos 20 minutos apreciándolo. El suelo era humus así que debe haber tenido cientos de años, años de historia que deben haber observado cuando los antiguos habitantes del sector merodeaban por sus nutridos bosques y coexistían con ellos.

Foto 13

Seguí caminando y bueno, se me olvidó comentar que este tramo de la roblería es empinada e interminable. Como es un bosque cerrado las referencias de que si estás cerca o lejos de la cima se pierden así que me dije que no sacaría más fotos, tenía que llegar a la famosa laguna y decir que la vi, que no era un mito. Sin darme cuenta me encontré con un sector en dónde claramente los arrieros establecían campamento, una pirca para fuego lo anunciaba, una olla maltrecha por ahí y más adelante no había bosque sino un tramo seco y yermo de plantas típicas de pre cordillera.

Foto 14

Camino este tramo seco, sabía que estaba al lado así que apuré el paso, llegué al portezuelo y de ahí se ve parte de la gran meseta de lo que es Altos de Chicauma. El camino se pone de bajada hasta que se logra apreciar la pequeña laguna que notoriamente se está secando. Es abastecido por unas napas que bajan por gravedad pero que en verano y por efecto del calor se debe secar. Por fin había llegado y conocido este mítico lugar. Estuve alrededor de una hora dando una vuelta por los alrededores. Es muy seco y pese a estar florecido la verdad es que la falta de agua es notoria. Pude ver que en tiempos pretéritos abundó, debe haber sido grande la laguna pero llevamos varios años con sequía. También llama la atención las curiosas formaciones de rocas que la verdad parecen simbologías masculinas las cuales están por todo el sector.

 

 

Para mi es agradable poder mostrar este lugar ya que es parte de una ruta de @chilehike justamente para conocer a cabalidad dónde se encuentran los sectores o cursos de agua para poder abastecerse. La travesía parte desde la cuesta la dormida y hay algunos que quieren realizarla hasta el cerro Bustamante en un tramo de más de 60 kms de largo por los filos de esta hermosa cordillera de la costa. Nuestro aporte está entregado así que la invitación es conocer tu país pero también cuidarlo ya que estos ecosistemas son muy delicados. Si vas toda tu basura te la traes de vuelta, incluso los papeles higiénicos. Ser limpio, no nos cuesta nada.

Redacción

Paris Capetanópulos

Fotografías

Paris Capetanópulos

 

Chilehike es un operador turístico que realiza diversas rutas en la zona central de chile. Con nosotros podrás realizar travesías en la cordillera, conocer lagunas cordilleranas, cabalgatas de 1 a varios días, conocer los encantos de la cordillera de los andes con sus cascadas, glaciares y termas o los bosques de Robles y Palmas Chilenas en la cordillera de la costa. Visita nuestra web www.chilehike.com o bien, escríbenos a info@chilehike.com solicitando información para organizar tu propia salida conociendo los hermosos paisajes de Chile central.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »